Neuron Brands como inspiración

Es estimulante establecer vínculos entre lo aparentemente inconexo. Buscando elementos inspiradores, las neuronas como estructura pueden servirnos de referencia a la hora de definir un perfil para nuestra marca.

Las neuronas son las unidades básicas y funcionales del Sistema Nervioso. Son las encargadas de transmitir información a través de las sinapsis o conexiones neuronales. Los impulsos eléctricos circulan bidireccionalmente entre el Sistema Nervioso Central y los órganos efectores (músculos, glándulas…).

 

Morfológicamente se dividen en tres elementos:

  • Soma: contiene el núcleo con el material hereditario y las estructuras celulares que le permiten su funcionamiento. Esto hace del soma el centro de planificación y control de todo el metabolismo neuronal.
  • Dendritas: son finas ramificaciones que constituyen la zona receptora de la neurona. Presentan los engrosamientos llamados espinas dendríticas, que se modifican con la experiencia.
  • Axón: suele ser único y más grueso que las ramificaciones. A cierta distancia se bifurca y ramifica en lo que llamamos colaterales o terminales presinápticas, permitiendo a una sola neurona presináptica pueda pasar la información a más de una postsináptica.

 

A lo largo de la vida humana, las conexiones neuronales varían a causa del aprendizaje hasta asentar una estructura en la época adulta. En este sentido no hay dos humanos con el mismo patrón central.

Moviéndonos a la disciplina del branding, la estructura neuronal nos inspira tintes de un tipo de marca que podríamos denominar Neuron Brand.

Una Neuron Brand debería ofrecer los siguientes elementos básicos:

 

  • Centro de planificación y control

Para desarrollar su actividad interna y externamente, la marca necesita contar con un núcleo donde se concentre toda aquella información indispensable: Su esencia, su identidad, sus valores y punto de vista, su propuesta de marca y su posicionamiento.

Este centro de control, por lo tanto, sería el responsable de la toma de decisiones. Decisiones que no se ven condicionadas por públicos ni por canales.

 

  • Comunicación bidireccional

La marca emplea una comunicación inside-out, pero a diferencia del pasado también es permeable y atenta. Escucha al consumidor y al contexto competitivo y sociocultural. De esta forma se produce su evolución y su adaptación a lo largo del tiempo.

 

  • Profundidad de conversación y análisis

La Neuron Brand es un ente en permanente conversación e intercambio con el consumidor, con el fin de aportar valor conociendo en profundidad aquellos actores para los cuales ella es relevante.

Poco a poco, la marca irá extrayendo insights valiosos que le servirán de ayuda para perfeccionar su propuesta.

 

  • Personalización

Al estilo de las ramificaciones presinápticas de los axones, las Neuron Brands tratan de desarrollar conexiones “one to one” con todos y cada uno de sus consumidores. La personalización es el camino para aportar mayor valor.

 

  • Crecimiento a partir de la experiencia y el aprendizaje

La Neuron Brand nunca puede dar por finalizado su aprendizaje. Como las neuronas, las marcas son entes vivos que, de forma sistemática, aprenden tanto del contexto como de sus propios resultados e incorporan aquellas buenas prácticas que les sirven para ser cada vez mejores.

 

  • Visión de red global

El enfoque de red global de una Neuron Brand le permite relacionarse e inspirarse con entornos no necesariamente próximos a ella. Compartir conocimiento interdisciplinar, integrar tendencias y una visión internacionalista son elementos sólidos en su construcción.

 

Las nuevas marcas están más vivas que nunca porque cuentan con los medios para ello y porque tienen delante a una audiencia que participa y que exige. Es un buen momento para ser curiosos e inquietos, para crear y sorprender. Es un lujo que nos debemos permitir. No tengamos miedo a observar, a aprender y a incorporar.



0 comentarios
Enviar comentario