¿Quién es Fritz Kahn?

Ayer, dando un paseo por el centro, compré un libro. No es lo que pensaba hacer, de hecho, quería comprar otra cosa, pero la ilustración de la cubierta me resultó tan potente, tan interesante y al mismo tiempo, tan familiar que no pude resistirme. Cuando me acerqué para ver quién era el autor, me sorprendí: Fritz Kahn. ¿Quién es Fritz Kahn?, pensé. El caso es que este tipo de ilustración está presente en el imaginario colectivo de todos los que tenemos cierto bagaje gráfico, pero ¿entonces?, ¿por qué nunca había oído hablar de él?.

“El Hombre Máquina” es más que un nuevo libro de Taschen. Es la señal de que Fritz Kahn no ha caído en el olvido. La editorial rescata a este médico alemán, pedagogo, autor de textos de divulgación científica y pionero de las artes gráficas cuya brillante obra es desconocida para muchos de nosotros.

Resulta excepcional la creatividad y la valentía de Fritz (1888-1968), que a principios del siglo pasado explicaba el funcionamiento de nuestro cuerpo mediante ilustraciones que imitan la actividad de una fábrica, o comparan la tecnología de las máquinas con la de la naturaleza. Kahn sabía la importancia de los dibujos en la educación, y mezclaba lo artístico con lo científico. Sus alegorías y metáforas tuvieron un gran éxito, permitiendo que la gente conociera mejor temas muy poco divulgados en aquella época, como la sexualidad o el funcionamiento de la visión. Además, su labor como Director de Arte fue algo sorprendente para la época. Muchas litografías se creaban según sus instrucciones en el departamento de diseño de la editorial con la que trabajaba. También colaboró con especialistas freelance, un pequeño círculo de pintores científicos, diseñadores gráficos y arquitectos que transportaban las ideas de Kahn al papel para crear un lenguaje gráfico accesible para los lectores pero que no dejara de asombrarlos.

Debido a sus orígenes judíos y los contenido de sus publicaciones sufrió la persecución de los nazis, que prohibieron y quemaron sus libros. Kahn se vio obligado a salir de Alemania y emigró a Palestina, después a Francia y finalmente a Estados Unidos, donde continuó su obra, que poco a poco fue cayendo en el olvido. Gracias a los autores, Uta y Thilo von Debschitz, redescubrimos que los logros de Fritz fueron muchos. El más destacado: desarrollar visualizaciones creativas para explicar ideas científicas complejas.

El libro que os presento se publica con motivo del 125.º aniversario de su nacimiento, y pienso que sus contenidos son muy interesantes para todos los que nos dedicamos a la transmisión visual de ideas, (diseño gráfico, ilustración, etc.), ya que lo extraordinario de su trabajo es como combina lo científico y lo artístico. Pero también, creo que puede sorprender a esos lectores que sienten curiosidad por todo tipo de temas, siempre que sean mostrados con rigor y con esa sensibilidad estética tan especial de las Vanguardias Artísticas del siglo XX. Aquí os dejo una muestra de su trabajo. Espero que os sorprenda tanto como a mí.

Man as Industrial Palace. Fritz Kahn. 1926

Daily hair growth. Fritz Kahn. 1929
The human body produces 100 feet of hair sub­stance every day. If all this growth were to converge into one single hair, that hair would grow by 40 inches every 40 minutes.

The biology of smelling a roast. Fritz Kahn. 1926
The biology of smelling a roast: pictorial representation of the processes that occur in a man’s head between the sensation of smell and the ‘reflectory’ salivation.

The doctor to the future. Fritz Kahn. 1929
The doctor of the future using radio and television to give a consultation to his patient aboard the ship ‘India’ in the South Seas.

 



0 comentarios
Enviar comentario