Concepto, idea, esencia de marca… ¿Estrategia?

Podría citar a Sun Tzu o incluso a Clausewitz y ponerme a dar definiciones de libro de qué es una estrategia y por extensión qué es una estrategia de marca; pero no lo haré.

Una vez más me enfrento a este blog para dar mi visión, lo más práctica o menos ortodoxa que puedo, de este mundo del branding y de sus términos y definiciones. (Dicha visión por supuesto con el mayor ánimo de facilitar la digestión de los palabros y conceptos pero no siendo por ello menos fiable, en mi humilde opinión de “Consultora“)

Esta vez me centraré en la estrategia de marca definiéndola como un camino a seguir para alcanzar un objetivo.

El objetivo a alcanzar por una marca es lo que en este redicho mundo viene a estar llámandose habitualmente concepto de marca, posicionamiento, filosofía de marca, proposición de valor, idea fuerza, esencia… y que da igual cómo lo llamemos siempre y cuando sea algo que diferencie la marca de las demás y la haga relevante para sus audiencias, pero por supuesto siendo creíble y sostenible en el tiempo. Siendo fiel a mi intención de usar las palabras menos enrevesadas lo voy a llamar de ahora en adelante “idea de marca” y ahora entenderéis por qué.

Si aceptamos que esa “idea de marca” es un objetivo a alcanzar (sin olvidar las premisas de diferencial, creíble y sostenible) y la definción de estrategia como el camino a seguir para alcanzarlo, podremos entender fácilmente que no hay (o no debería haber) dos estrategias de marca iguales. De ahí viene precisamente la dificultad de “nombrar” ese objetivo, porque lo que diferencia y hace única una marca puede ser en cada caso distinto (para una marca es un beneficio clave de uso, para otra un atributo tangible, para otra un significado o asociación emocional, para otra una característica intangible, para otra su visión de la sociedad…) por eso prefiero englobarlas bajo el término “idea” porque una idea puede ser un concepto, un atributo, un beneficio o todo a la vez…

No podemos además olvidar la característica de “largo plazo” de las estrategias y por tanto sus connotaciones predictivas. Para marcarnos un objetivo y un camino, es importantísimo analizar una gran cantidad de información, predecir tendencias y necesidades, que nos lleve casi inamoviblemente a una única solución válida, pues es la única manera de reducir al máximo el impacto de los posibles cambios adelantándonos al futuro.

Y así, sin más, ya he revelado, aunque ahora explicaré más, las dos claves fundamentales que debe tener una metodología de estrategia: credibilidad y base.

1. Credibilidad: En realidad esto es de primero de carrera… la famosa Reason Why! Si tu idea de marca no va acompañada de las respuestas a la pregunta de ¿por qué puedo decir eso? entonces difícilmente será creíble, ni sostenible. Pero nuevamente llegamos a un kid de la cuestión:

- si “la idea de marca” es un objetivo a alcanzar y la estrategia el camino para alcanzarlo, la idea de marca no es algo que ya tengo, que ya puedo afirmar o que es fácilmente comunicable y trasladable a las percepciones de las audiencias,

- sino que la “idea de marca” es aquello que debo tener/significar/transmitir para ser diferente y relevante y lo que tengo que hacer es dirigir todos los esfuerzos de la empresa (actividades, actitud e innovación) para hacerlo real (o sea, creíble y sostenible).

2. Base: La idea de marca debe estar basada en argumentos. Para poder decir qué es relevante para las audiencias debo conocerlas y estudiarlas; para poder decir que es diferencial debo conocer a la competencia; y para poder decir qué atributos tengo ya y qué otros debo desarrollar para conseguirlo, debo conocer mi empresa, mi producto, las tendencias y las posibilidades del mercado.

Creo que al final me he repetido con mi anterior post y una vez más acabo de definir el trabajo de Consultor y por ende el de estratega… estudiar, analizar y concluir.

Sí, mucha información y muchos deberes… uf! En la próxima entrega igual os hablo de cómo hacemos eso luego digerible, entendible y manejable.



0 comentarios
Enviar comentario