Vuelo popular.

spanair

Spanair ha añadido un ejemplo más a la ya larga lista de casos de participación del público (incluyendo clientes, empleados y colaboradores) en el proceso de elección de una nueva identidad corporativa.

Nueva Identidad Visual de Spanair

Todo esto viene aderezado con la posibilidad de ganar un viaje por participar en la votación (previo registro de una dirección de correo, obviamente).

Este controvertido asunto de las votaciones populares ya fue objeto de polémica en el caso de la candidatura de Madrid 2016, que además incluía, para mayor confusión, un concurso abierto donde cualquiera podía presentar su propuesta.

Los concursos abiertos son tema aparte y los colectivos de diseñadores y creativos se han pronunciando claramente y en repetidas ocasiones sobre el tema.

Pero en este caso lo que se plantea es que una empresa privada abre a todas sus audiencias la posibilidad de elegir entre dos propuestas de logotipo y símbolo para que, supuestamente, la más votada se convierta en el eje de su identidad visual.

Una acción de este tipo, sin entrar a consideraciones publicitarias, plantea varias cuestiones:
1. ¿Tiene sentido que una empresa deje en manos de otros la toma de decisiones que deberían ser importantes y enfocadas dentro de una estrategia global?
2. ¿Qué nivel de valoración tiene esta empresa de su propia marca si limita un proyecto de renovación a la simple selección entre dos gráficos?
3. ¿Qué mensaje transmite al consumidor una empresa que deja en sus manos una decisión que debería tomar ella misma?
4. En qué lugar queda el sector del diseño y la creatividad cuando se frivoliza sobre aspectos que día tras día nos esforzamos por hacer ver que son cruciales.

Al igual que la investigación y la tecnología, el diseño, la creación y la gestión de las marcas son fundamentales en el desarrollo de cualquier sociedad moderna y en el éxito de su modelo productivo. Habría que plantearse si este tipo de acciones son contraproducentes tanto para las empresas como para el sector del branding y la creatividad.



3 comentarios
  1. Maya Zankoul says: 7 mayo 20098:30

    Estoy muy de acuerdo con este post. Es una lástima que la decisión de una renovación de identidad este dejada en las manos de gente que no tiene idea del diseño. Porqué no dejan la gente diseñar también los aviones? Espero que este ritual no llega al Libano, aquí la gente no sabe nada del ‘design awareness’.

  2. javier velilla says: 25 mayo 200916:40

    Es un tema muy interesante, y hay opiniones muy contrapuestas. Acabo de leer una de Enrique Burgos (
    http://www.enriqueburgos.com/2009/05/spanair-hace-participe-los-clientes.html) que va, precisamente en la línea contraria.

    Enrique propone empresas que escuchen y respondan a las conversaciones con sus audiencias. En cierta manera, queremos que las empresas nos escuchen para ajustar sus productos y servicios, para definir su programa de atención al cliente, para que nos fidelicen aportando más valor, para que vendan en territorios donde vivimos pero donde no están presentes… Son temas de los que queremos hablar con las marcas, y también son temas que hasta hace muy poco estaban ligados a los expertos-directores de logística, ventas, marketing…

    Os dejo algunas de las reflexiones de Enrique que creo que pueden enriquecer este debate:

    “Parece que cada vez hay mas empresas que comienzan a escuchar al menos a sus consumidores, el participar en la convesacion (a traves de los Social Media) es algo por ahora reservado a pocos, pero que crecera de manera exponencial en semanas, meses,… y otro elemento mas que hace acercar la marca a sus usuarios y establecer vinculos de fidelidad.

    ACTUALIZACION: A la finalizacion de la accion, casi 80.000 clientes han votado y decidido la nueva identidad de Spanair. Como premio, a todos los que hemos votado, 25% de descuento en un billete. Escucha + Recompensa = Gran Accion, Gran Resultado”

    Saludos!
    javier

  3. Rafa Moreno says: 19 diciembre 200915:47

    Yo no digo que la decisión o estrategia de Spanair para con su marca sea la adecuada, pero me gustaría plantear una pregunta desde una reflexión algo más profunda… ¿por qué no?

    Solo está pidiendo que la gente de su opinión y quizá la decisión final vuelva a ser de ellos. Cuando se hacen test de producto es una práctica parecida y relativamente habitual.

    ¿Por qué no?

Enviar comentario