SUMMA entrevista a los mejores tipógrafos: Andreu Balius

andreu balius

Diseñador y tipógrafo asentado en Barcelona. Después de formar un dúo junto a Joan Carles P. Casasín en Typerware, en la actualidad impulsa TypeRepublic, su propia fundición tipográfica independiente. Una de sus creaciones más conocidas es la Pradell, una fuente clásica con serifa que el propio Balius ha rescatado tras una profunda investigación.

pradell andreu balius

Ante un encargo de una tipografía por parte de una empresa, ¿cuál es el proceso creativo y conceptual que llevas a cabo desde el punto de vista del briefing?
Un buen resultado acostumbra a depender de un briefing claro y ajustado. Sobretodo en diseño de tipografía donde los márgenes de maniobra son extremadamente pequeños.
Los valores de la marca han de quedar claramente reflejados en el diseño y en la capacidad de uso de la tipografía. El proceso creativo empieza en una primera fase de bocetos, cuando lo que se intenta es traducir valores, conceptos, en formas visuales. Un diálogo fluido con el cliente es básico en esta primera parte del proceso para evitar trabajo inútil.

¿Tienen algún rol las estrategias de marketing en el proceso de diseño de una tipografía corporativa?
En el inicio del proceso, es importante tener en cuenta cuáles son las estrategias para que la tipografía resultante se adecue a los objetivos previstos. Las cuestiones estratégicas deberían incorporarse de manera detallada en el briefing.

Parece que desde hace unos años las empresas tienen la tendencia de optar por marcas cercanas y amables, y a menudo ésto se traduce gráficamente en formas redondeadas, con un look fluido y tecnológico… ¿Crees que las marcas tipográficas deben ser un producto de su tiempo? ¿o crees que el efecto de esta tendencia será que todas las marcas se parezcan y queden antiguas en unos años?
Las tendencias marcan lineas de actuación que apuntan en diversas direcciones. Son procesos evolutivos relacionados con los gustos estéticos y las maneras de pensar en un momento determinado. Todo fluye. Nada permanece para siempre sin una —aunque muy sutil— adaptación a los tiempos. Otra cosa son las modas, que acostumbran a estar más “comprometidas” temporalmente.
La tipografía no está al margen de estos fenómenos. Y más aún la tipografía corporativa que debe asumir características formales en acorde con los valores de una determinada marca.
Creo que seguir determinadas tendencias puede conllevar riesgos. Aunque todo dependerá de los objetivos de la compañía.

En el proceso de elección de una tipografía para una empresa, ¿crees que es recomendable que la marca y la tipografía corporativa sean iguales? ¿Crees que la diferencia dependería de si la marca es comercial o institucional?
El desarrollo de una tipografía corporativa no tiene porque basar su diseño en las formas de un determinado logotipo. Pero sí es importante tenerlo en cuenta, sobretodo si la tipografía va a ser utilizada conjuntamente con la marca. La compatibilidad es fundamental.
Todo dependerá del uso. Una tipografía corporativa que deba utilizarse para composición de texto deberá estar más supeditada a los valores de uso del tipo que a cuestiones de semejanza con la marca.

¿Cuándo es mejor modificar y adaptar una tipografía corporativa existente y cuándo la mejor opción es una tipografía de nueva creación?
Cuando una compañía tiene ya su propia tipografía y no funciona en un soporte determinado (por ejemplo, una publicación) es bueno adaptarla para adecuarla al nuevo formato (ajustar espacios, corregir anchos, contraste…). No hace falta crear una nueva tipografía.
Si se plantea un rediseño a causa de un cambio en la estrategia, puede ser bueno plantear un cambio de tipografía o la creación de una tipografía corporativa.
Plantear una tipografía en exclusiva tiene sentido en el caso de compañías medianas o grandes corporaciones.
Un elemento importante es el factor tiempo. Desarrollar una tipografía requiere tiempo. Si no se dispone de él, entonces es mejor seleccionar una tipografía de las ya disponibles en los catálogos de tipos.

andreu balius matilde

¿Por qué no hay más fuentes que incluyan un sistema de pictogramas? ¿Es porque a los diseñadores tipográficos no les gusta el diseño de pictogramas, o es porque las empresas en general no lo demandan? Por ejemplo, ¿por qué helvetica no tiene su propio set de pictogramas? ¿Deberían seguir una misma línea gráfica una tipografía corporativa y una tipografía de pictogramas si son para la misma empresa?
La clave está en la contextualización del signo. El pictograma ha de adecuarse a un contexto determinado. En la señalización de los espacios, el pictograma se diseña de acuerdo con la tipografía seleccionada y el espacio arquitectónico en el cual debe ubicarse.

¿Qué proyecto propio querrías reseñar en el campo de las marcas corporativas?
La tipografía Universitas, encargada para la señalización del campus Universitario de Salamanca se diseñó tomando en consideración el entorno arquitectónico y cultural de la ciudad. Los valores del contexto primaron por encima de los valores de uso de la tipografía.
En el caso del tipo Lladró desarrollada para el estudio de Pepe Gimeno, la tipografía resultante debía ser compatible con la tipografía utilizada para la composición del logotipo —Fritz Quadrata—. Se trataba de diseñar un palo seco manteniendo una buena compatibilidad con dicha tipografía, pues iban a convivir en el medio impreso.
Cada caso supone una solución formal diferente.

Sobre las tendencias de futuro, ¿qué cambios van a provocar en la tipografía tendencias de futuro como los nuevos media: motion graphics, televisión, internet multimedia…? A partir de tu experiencia, ¿puedes dibujarnos algunas líneas sobre ese futuro?
Las tipografías para las grandes corporaciones ya no se diseñaran en función de un determinado soporte (tradicionalmente, el papel) sino que se crearán variantes dentro de una misma familia para que se adapten mejor a cada uno de los medios.
Las tendencias siempre influirán en el diseño de nuevos tipos de letra. Los medios digitales y su lenguaje propiciarán cambios en la manera de pensar y concebir la tipografía. Quizás, dentro de unos años, dispondremos de tipos mutantes. De hecho, ya se han realizado experimentos en este sentido.
Pero las compañías, por lo general, son demasiado conservadoras a la hora de adoptar soluciones arriesgadas.

¿Cuál es tu fuente favorita en estos momentos?
No tengo especial predilección por ninguna en particular. Depende del momento.



0 comentarios
Enviar comentario