Debate sobre las Free Quality Fonts

Últimamente estamos viendo que en muchos sectores están apareciendo iniciativas  en la línea de los creative commons, copyleft, código abierto, software libre… Lo estamos viendo en el ámbito del software, con programas libres de derechos que sustituyen a las grandes marcas como, por ejemplo, Microsoft Office. También en el ámbito musical, donde los sellos discográficos regalan una canción de un álbum.

En el campo del diseño ha llegado a la tipografía que, como cualquier otro software, está sujeta a derechos. Las denominadas Free Quality Fonts están encontrando su lugar entre las tipografías de pago y las abundantes fuentes gratuitas de dudosa calidad.

Esta realidad está generando un debate entre los tipógrafos. Las posturas van desde la defensa de los intereses económicos de los tipógrafos y las fundiciones, hasta la necesidad de promocionar la tipografía aunque sea de forma gratuita.

En esta línea Ellen Lupton sostiene en una entrevista en Typeradio que “fonts are too expensive, there should be some kind of open source.” y que hasta ahora las tipografías gratuitas generan polución en vez de ayudar a la comprensión de la buena tipografía. También mantiene que si hubiera una red de tipografías de calidad gratuitas conseguiríamos “make people hungry of better fonts” porque “the more people are exposed to quality design, the more they valuate it”.

En cambio Filip Blazek, en respuesta a la tesis de Ellen Lupton, defiende que ya existen numerosas tipografías de calidad gratuitas. Además también explica que igual que los usuarios/compradores están dispuestos a comprar ordenadores mac aunque sean caros, por qué no lo van a hacer con las tipografías aunque las consideren caras.

¿La cesión de fuentes es fruto de puro altruismo o es la única manera de sobrevivir en un mundo de piratería? Puede haber diferentes motivaciones para emitir fuentes de libre uso. Puede ser una buena manera que tiene un tipógrafo o una pequeña fundición de darse a conocer. Dentro de la cesión de fuentes, hay quien cede todas las fuentes que produce y hay quien cede sólo unas pocas o alguna variantes.

En I love Typography entrevistan a Jos Buivenga, donde explica que “Selling it never crossed my mind… It just felt great when people liked it or wanted to use it”. De todos modos, en su web podemos ver que acepta donaciones, y con su nueva tipografía Museo está siguiendo otra estrategia: cede tres de los pesos y los otros dos son de pago.

Lo más sorprendente es que grandes fundiciones internacionales como FontFont también ofrecen algunos pesos de sus novedades (Relato Sans Medium, Unit Rounded, Revalo Classic Regular, GoodOT-WideLight…), suponemos que como reclamo para que los diseñadores usen algún peso de la la tipografía y compren el resto.

En cambio, muchas de las pequeñas fundiciones ya reconocidas en el sector no ceden sus fuentes, ¿será porque tienen fuentes muy especiales? ¿será porque tienen un público muy específico? ¿será simplemente porque son fuentes difíciles de encontrar de forma pirata? Es posible que los usuarios de estas fundiciones vayan a acceder a ellas de cualquier manera porque aprecian su alta calidad y lo que tienen en especial.

El debate está abierto.



4 comentarios
  1. dosdedos says: 31 julio 200820:33

    ¡Qué bien! Este es un tema que no se debate a menudo. Tal como sucede con la música, supongo que con las fuentes tipograficas habrá que hacer lo mismo: encontrar nuevas formas de distribución y otra manera de retribuirlas.

    En mi experiencia personal, desde que bajé la Absara Light de FontFont cuando la regalaban (y estoy hablando de unos dos años atrás) no dejo de pensar en el momento en que tenga un trabajo en el que pueda utilizarla y justifique la compra del resto de los pesos.

  2. olgallopis says: 1 agosto 20089:40

    Considero que el tema de los derechos en las fuentes va a estar cada vez más presente en la agenda de nuestro país debido al creciente incremento de cultura gráfica.
    Para informar a las empresas sobre el uso de las tipografías, la Business Software Alliance (BSA) ha publicado una guía internacional donde ofrece información:

    “Muchas compañías desconocen que los diseños de fuentes y el software de fuentes están catalogados como Propiedad Intelectual, de manera que esta guía se propone cambiar la mentalidad en cuanto a cómo son percibidas y gestionadas.”

  3. Danivx says: 1 agosto 200822:44

    Están bien este tipo de acciones…de todas formas solamente las grandes agencias exclusivas, con grandes clientes, pueden permitirse gastar el dineral que cuestan las fuentes para realizar bocetos, versiones, propuestas a los clientes… En este sentido, facilitar el acceso con ese fin, en mi opinión, ayudaría a promover el buen uso y las ventas para las fundiciones. Todo es cuestión de comunicación y responsabilidad.

  4. olgallopis says: 4 agosto 20088:33

    En tiendo que las Quality Free Fonts son una opción alternativa a la compra de fuentes. De todos modos, no debería ser una opción para empresas que se quieran desmarcar de sus competidores.
    El tipógrafo Eduardo Manso lo resume muy bien en esta entrevista:

    Hay que ser optimistas, cualquier empresa pequeña podría tener las letras que componen su nombre (logotipo) dibujado a medida, cualquier empresa mediana podría tener su propia tipografía y cualquier gran empresa podría tener una familia tipográfica completa.
    La comunidad de diseñadores está haciendo muchos esfuerzos por educar y concienciar a las empresas de las ventajas de tener una identidad propia. En este sentido la tipografía puede aportar mucho, es sólo cuestión de tiempo que los diseñadores, estudios o agencias se lo propongan a los clientes.

Enviar comentario