Las marcas quieren ser la familia Medici

En la Florencia del siglo XV la familia Medici acogió una verdadera corte de artistas para demostrar y acrecentar su poder. En gran medida su labor de protección y mecenazgo de artistas de la talla de Botticelli, Ghiberti y Alberti hizo posible lo que hoy entendemos por Quattrocento renacentista.

Cinco siglos más tarde vemos ejemplos similares. El penúltimo es la iniciativa de Freixenet. Si en 1977 se vincularon al star system con una actuación de Liza Minelli (estrategia que han repetido con Raquel Welch’85 o Paul Newman’89) ahora han ido un paso más lejos.

Este año han lanzado ‘La clave reserva‘, un proyecto de Martin Scorsese y Freixenet disponible en freixenet.es y en las salas de cine. Según explica El País: “La empresa ha dado al director de títulos como Taxi Driver total libertad creativa, según Freixenet, por lo que los personajes famosos vestidos de burbujas doradas podrían ser, en esta ocasión, historia, poniendo fin así a una tradición que ha durado décadas. Los hábitos de consumo y con ellos las estrategias publicitarias han variado con el auge de Internet: el anuncio en televisión creará expectación y el cortometraje, además de verse en freixenet.es y en los cines, aparecerá en la página de vídeos YouTube. Así, se prevé que las descargas en la Red superen los niveles de audiencia de los canales de televisión?.

freixenet scorsese
Pantallazos de “La clave reserva” de Scorsese

Es una tendencia de futuro: campañas de publicidad holísticas que se dirigen a todos los canales (internet, prensa, cine, blogosfera, relaciones personales…). Recuerda y amplifica lo que han hecho otras compañías como BMW, que encargó varios cortometrajes a directores de prestigio. Incluso la poderosa CocaCola ha visto las virtudes de estas campañas y está a punto de lanzar su propio filme. Es un intento, como hizo BMW con su campaña junto a Joshua Davis, para atraer a los fans de esos creadores con un mensaje atractivo y cargado tanto de contenidos como de atributos sin competencia.

BMW Joshua Davis
Joshua Davis y BMW

Aunque el ejemplo que recordamos con más detalle es el cortometraje que protagonizaba Uma Thurman para Pirelli.

uma thurman pirelli

Parece que ya no es suficiente el antiguo product placement que veíamos en películas como las de James Bond (donde la elección entre un Aston Martin o un BMW era un tema de debate que predecía al marketing de la propia película).

Ahora las marcas quieren ser contenidos que puedan consumirse, recrearse y disfrutarse (basta hacer un repaso a los festivales musicales ya no sólo patrocinados por marcas de cerveza, sino organizados por esas compañías), …quieren ser obras de arte admiradas por su calidad y diferenciación…

¿…tal vez las marcas aspiran a ser los nuevos Medici?



3 comentarios
  1. Ro says: 30 noviembre 200719:22

    La mayor parte de marcas asociadas a artistas o cineastas (o patrocinadoras de éstos) sólo produce contenidos descafeinados, interesados y excesivamente publicitarios. Acabaremos viendo basura (más!) y acostumbrándonos a ella.

    De todas formas, la publicidad que se hace ahora es mucho más libre, innovadora e interesante que todo aquello a lo que estamos acostumbrados de las últimas décadas. Y también mucho más intrusiva y peligrosa. Mirad si no lo que hacen con el arte, con la música, en los colegios con los niños… dónde está la frontera? Hay límites (éticos)?

  2. Zana* says: 7 diciembre 200710:49

    Todo lo que sea acercar mensajes más o menos complejos a la gente de la calle (tú y yo, mi madre y mi colega) está bien. No creo que todo lo que nos llegue procedente de una marca sea descafeinado, o no tenga un valor propio.
    Lo veo de una manera positiva, nos ofrecen de una forma fácil y cómoda algo que a lo mejor por no hacer el esfuerzo no conoceríamos.
    Y si encima en tu camino te preocupas por encontrar algo más allá, puedes llegar a valorarlo y verlo como algo natural.
    Al fin y al cabo, todo es nuestra cultura.
    Salud!

  3. amigoplanner says: 20 diciembre 200714:56

    Los que trabajamos en publicidad vivimos una lucha constante para convencer a los anunciantes que de lo que aquí hablais hoy (advertiment) es la mejor manera de conectar con los nuevos consumidores, más despiertos e interactivos que nunca.
    Hace poco, en la agencia, organizamos una jornada para continuar nuestra labor. El advertiment es una nueva técnica publicitaria que trata de entretener al consumidor, conectar con él porque se presenta algo que le parece relevante. Las buenas acciones, como las que aquí comentais, de este tipo de publicidad tienen muchísimo éxito, no por la inversión en medios, que es mínima, sino por el boca oreja, o, en estos tiempos por el “forwardeo” de información interesante para compartir con tus contactos. Por si quereis saber más de este tipo de cosas, os paso los enlaces para ver las conferencias que montamos en Delvico el otro día.
    Saludos a todos los amigos de las marcas.

    http://youtube.com/watch?v=AgoU4Cab1Uk
    http://youtube.com/watch?v=xoJoN1kNuFQ
    http://youtube.com/watch?v=In7vvRxotPA
    http://youtube.com/watch?v=x6f5LEgCvrI

Enviar comentario