Cuando Mariscal es el vecino del quinto

Reproducimos íntegramente el artículo publicado en El País sobre el logotipo de la candidatura olímpica de Madrid 2016
DANIEL VERDÚ – Madrid – 17/07/2007

Sara Fernández tiene 46 años y es vigilante de seguridad en un museo. Además, es madre de dos hijos, está casada y en sus ratos libres le gusta dibujar. Todas estas variables, bien agitadas y regadas por una gran dosis de suerte, podrían trazar un nexo importante entre su vida y la de, pongamos, el diseñador de la imagen olímpica de Barcelona 92, Javier Mariscal.

Sara es una de los 2.691 potenciales creadores del futuro logotipo de la candidatura olímpica de Madrid. El Ayuntamiento ha organizado un concurso popular para encontrar a la persona capaz de asumir la responsabilidad. Había normas y sugerencias: “Debe ser fácilmente memorable, debe representar el espíritu de Madrid, no se podrán utilizar los símbolos olímpicos, deberá mencionarse la expresión Madrid 2016…”. Así que Sara dibujó el suyo, lo metió en un sobre y se dirigió a la oficina de la candidatura. Esta semana, un jurado de expertos decidirá si está entre los 10 finalistas de la primera fase.

Luego, los ciudadanos de Madrid que estén por la labor y se tomen la molestia podrán votar y decidir quiénes son los tres finalistas del certamen. Al ganador, no vaya a ser que luego salga rana la cosa, lo elegirá de nuevo un jurado profesional. Y le conoceremos el próximo septiembre.

“¿Por qué no va a salir el mío? Para eso me presenté”, proclama Sara. Su diseño, hecho con Photoshop, quiere representar, mediante líneas de colores y ocho monigotes en corro, “el cosmopolitanismo de Madrid”. Las estrellas, claro, son las de la bandera de la Comunidad. Dice que no ha mirado otros logotipos, que es la primera vez que hace algo así y que si gana comprará “algún detallito” a los suyos. Y le dará para bastantes, porque el premio son 30.000 euros para el ganador y 5.000 para los dos finalistas.

Entre los participantes hay gente de todo tipo. Hombres y mujeres, mayores y jóvenes y aficionados y profesionales. Como los chicos del estudio de diseño Fósforo o como Gonzalo Raineri, diseñador gráfico y arquitecto, que ha apostado por un modelo más sobrio y abstracto: cinco líneas ondulantes con los colores olímpicos y el nombre de la candidatura con una tipografía de palo. “Las ondulaciones son el viento, o unos nadadores… Son formas que representan sinergia y confluencia”, explica Raineri.

Eugenia Boado, de 35 años, en cambio, nunca había hecho algo así. Ahora está en paro, pero ha trabajado mucho tiempo haciendo fotocopias. Algún parentesco tiene con la profesión. “Además, hice un curso de diseño del INEM”, explica. No se ha inspirado en nadie. Pero está embarazada de cinco meses y “quizá ha sido el niño”, apunta, el que ha dictado las líneas de la creación. “Me siento en el ordenador y me van saliendo cosas”, señala.

Y es casualidad, pero quizá en el curso que recibió en el INEM tuviese de profesor a José Fuillerat, de 28 años. Él es el autor de un logo en el que aparece una estrella saltando. “Lo he hecho pensando que también podría ser una mascota”, revela. Y de astros va la cosa, porque María José Villarrubia, que trabaja en una empresa de construcción, que tiene 45 años, un marido y una hija y ha pedido un año de excedencia para cuidar a su madre, ha elegido el sol como símbolo madrileño. “Quería dibujar una medalla, pero las normas no lo permiten y he elegido el sol. Es el centro de Madrid”, aclara.

Y así, hasta los 2.691 diseños seleccionados.

La idea disgusta a los diseñadores
Ni pizca de gracia les ha hecho a los profesionales del diseño gráfico la idea del Ayuntamiento. “Hay una cierta equivocación en la aplicación de la democracia. Cuando se convoca un concurso abierto, la Administración dice que está dando oportunidades a todo el mundo. Eso es bonito, en la intención. Pero el resultado es nefasto. Puede ser un concurso abierto, pero entre profesionales”, se queja Soledad Hernández de la Rosa, presidenta de la Asociación Española de Profesionales del Diseño. “De esto pueden salir dibujitos, pero no logotipos. Si quieres innovar, se puede hacer con las fiestas de Alpedrete. Pero no con una cosa tan importante. Esto es no saber medir las cosas”, insiste Hernández de la Rosa.

Uno que sabe de qué va el tema es el diseñador de la mascota olímpica de Barcelona, Javier Mariscal: “Me parece complicado que salga bien. No por intrusismo, que al fin y al cabo yo soy el primero que me meto en camisas de once varas… Pero es complicado de gestionar. Un profesional conoce mejor su oficio. El cliente puede llevarse una decepción”. Para Mariscal, “hacer un logotipo es un trabajo mucho más largo que hacer un dibujito, y eso no va a poder hacerlo alguien que no sea un profesional”.

El diseñador Rafael Celda, del prestigioso estudio Celda y Asociados, es más contundente que Mariscal. “Es tremendo que las instituciones no sepan que el diseño gráfico es una profesión. También ha habido un concurso para diseñar la imagen del Gobierno y me parece fatal. Es una falta de conocimiento y de respeto a la profesión. Se pierde dinero, esfuerzo… Es como encargar los muebles del Ayuntamiento a un fontanero. Un desastre”, denuncia Celda. “Juegan a que es popular cuando yo creo que las decisiones de una marca o una corporación han de ser estratégicas”.

Fuentes municipales insisten en que se ha hecho con la mejor voluntad para que la candidatura olímpica fuera “una cosa de todos”.



13 comentarios
  1. vero says: 17 julio 200716:41

    ¿Quién necesita una carrera para ser diseñador?

  2. ole says: 17 julio 200716:46

    Lo mismo decían de operación triunfo. Que eso no eran cantantes profesionales, que mejor dejaran hacer su trabajo a los cantantes de verdad… y mirad ahora a Bisbal y a Bustamante… Puro arte. Y Rosa, ni te digo!

    El mismo artículo de El País debe ser publicidad para la organización de Madrid 2016, que sólo necesita que se hable mucho de ello para tener éxito. Creo que, por suerte, no van a conseguir hacer tanto ruido como london 2012

  3. ll. says: 17 julio 200717:04

    però és que a operación trumfu, com a mínim estaven tutoritzats per professionals. Això serà la BOMBA!

  4. Dr. House says: 17 julio 200717:41

    Estoy totalmente de acuerdo con Rafael Celda. Como quieren que el diseño gráfico sea una profesión respetada. Esto es de una atraso y una falta de respeto total hacia la profesión.
    Pero no solo hacia los diseñadores. También hacia toda las personas que han participado con ilusión y desconocimiento pensando que su “dibujo” tiene posibilidades de ganar.
    Lo que me alegra saber y estoy seguro que va a ocurrir es que esta ridícula idea de hacer un logo entre todos y con todos va a tener el efecto contrario. ¿Es que nadie ha pensado en las consecuencias?
    A ver como van a lidiar los responsables del concurso con 2690 personas, amigos y familiares, que crean que la elección de la marca ganadora es injusta y que la de ellos, era mucho mejor. Piensen, señores responsables, que los no diseñadores no saben de diseño. No entenderán sus argumentos. A nadie le gusta perder. Lo de que “lo importante es participar” ya se lo explicarán a ver si lo entienden.
    Por cierto, me gustaría saber quien va a ser jurado de este concurso. Yo como diseñador y por ética hacia mi profesión nunca aceptaría. Me encantaría que ningún diseñador aceptara y que al final tuviesen que ser los propios convocantes los que eligiesen el ganador. Pero solo es una ilusión. En nuestra profesión hay demasiado perrito faldero. Una lástima.

  5. vero says: 17 julio 200718:25

    Lo mejor de todo sería que el mismo ganador del concurso haga todas las aplicaciones: trípticos, camisetas, catálogos, anuncios, etc.. a ver, si es tan fácil que lo haga todo!

  6. Luis Tamargo says: 18 julio 200711:46

    Desde aquí quiero recomendar a los ayuntamientos y administraciones públicas que en lo sucesivo cuando necesiten asesoramiento profesional especializado utilicen este sistema de concurso “popular”.
    Es realmente lamentable que Valencia o Bilbao no hayan utilizado este estupendo sistema para La ciudad de las Artes y las Ciencias o para el Guggenheim. Seguro que hubiesen podido contar con infinidad de “dibujitos” entre los que escoger.
    Pero no se debe restringir el uso de este método a los aspectos artísticos o estéticos, recomiendo igualmente utilizarlo para encargos sobre asesoramiento jurídico, diagnósticos médicos, planeamiento urbanístico, elección de uniformes militares, ejecución de obras públicas y tantos y tantos asuntos que a los ciudadanos les interesan y en los que les encantaría se tuviera en cuenta su opinión y sus proyectos. Sigamos confundiendo afición con profesión y avancemos con paso firme hacia la frivolización de las profesiones. Como decía aquel descerebrado “Muera la inteligencia”. ¡Que país señor!, ¡Que país!

  7. Jaime says: 19 julio 200715:16

    Vaya, me parece impresionante que un creatizida como es Javier Mariscal hable de dibujitos… Eso mismo es lo que él hace. Da igual que tenga que diseñar la identidad de una ONG, que de un Hotel, que de una marca de ropa, el siempre va a dar la misma solución. La propuesta que hizo para las Olimpiadas de 2012 en Madrid fue vapuleada nada más y nada menos que por el propio Daniel Gil. Este hombre si que era grande.

    Mariscal creaticida!

  8. ana says: 31 agosto 200714:44

    para madrid 2016 me gusta este logotipo http://www.fosforo.es

  9. Bea says: 5 septiembre 200713:03

    Soy una recién Lic. en Comunicación Audiovisual y trabajo por mi cuenta y riesgo como diseñadora de Identidad Corporativa…y por tanto me permito el lujo de opinar.
    Desde mi punto de vista, calidad, calidad…lo que se dice calidad… no hay mucha en los 10 finalistas del concurso… Creo que alguno de los logos se basan en una buena idea, pero a la hora de plasmarlo y representarlo… no lo consigues. Pero no se puede pedir más de personas que tan sólo dibujan y no diseñan… Me uno a la idea que propone Vero de encargarle al ganador todo el “dibujo? de las aplicaciones. Para mí sería todo un lujo… para él/ella tal vez una auténtica pesadilla…

  10. Ro says: 6 septiembre 20079:13

    ana, tal vez para japon, pero… para madrid??

  11. Juan says: 2 octubre 200722:53

    Pues sí que es insultante la noticia. Corroboro al amigo Tamargo. Se puede decir más alto, pero no más claro.
    Francamente vergonzoso. Yo también me apunto a la propuesta de que el ganador desarrolle toda la corporativa. Tan sólo es cuestión de repetir el “dibujito”…pues claro.

  12. Miguel says: 30 enero 200819:43

    ¿Esto es Intrusismo? Si los “dibujitos” son malos, caerán por sí solos, y si sonbuenos, dará igual que los haga un profesional o un aficionado. Aquí, lo que hay es corporativismo. Vamos, como si los garndes artistas necesitasen un “título”… Leonardo da Vinci era un diletante, y mirad lo que representa. Van Gogh era un pobre miserable, y ya quisieran los de ARCO pillar a siquiera a uno con la cuarta parte de su talento…
    Y no se preocupen, que una vez elegido el “dibujito”, ya se encargará un estudio profesional de crear el “brand book” y otras zarandajas cobn nombre en inglés para que se vea bien, se respeten las proporciones, se adapte a banderas, vasitos, puertas de autobuses y pantallas de móvil.
    ¡Qué manía con creerse que sólo puede diseñar el que cobra por ello!

  13. Pobrecito says: 30 enero 200819:46

    Oh, vaya, castiguemos al ganador por las claúsulas del concurso… que no, señores (y señoras), que no es eso. Ya me imagino los gritos si el concurso requiriese el desarrollo de todas las aplicaciones del logo, por supuesto sin compensación económica para los perdedores…
    Hablan sus ombligos, no consienten que otros pisen su terreno. Qué penita.

Enviar comentario