Miniestados, reales y virtuales

¿Cuál es el Estado más pequeño del mundo? La ortodoxia dirá que El Vaticano, pero… Hay quien asegura que el Estado más pequeño es una vieja plataforma militar abandonada en medio del Mar del Norte. Para otros es sólo una micronación: un Estado autodeclarado pero no reconocido como entidad.

La historia del Principado de Sealand se remonta a 1967, cuando Paddy Roy Bates, un ciudadano británico presentador de radio pirata, alcanza la plataforma marina y reclamó la soberanía. Construida como fuerte naval 1942 a más de 12 millas marinas de Suffolk (Reino Unido), este hecho arrancó un largo caso sobre la interpretación del Derecho Internacional. Paddy Roy Bates acuñó para sí mismo el apelativo de Su Alteza Real Príncipe Rey de Sealand. Los datos: casi nunca más de 5 habitantes y alrededor de 500 metros cuadrados.

Otro caso mítico es el de la República de Kalakuta (?frica), fundada por el músico y político Fela Kuti en el espacio físico de un nigth-club de su propiedad en Lagos. La historia de este autodenominado Estado independiente fue breve: fue demolido.

sealand

Pero las micronaciones llegan también a Internet. La web Talossa es sólo uno de los ejemplos de naciones virtuales o ciberestados importantes, que en muchas ocasiones sólo piden una dirección de correo electrónico para otorgar ciudadanía. Otros son el Imperio Imperial de Jahn, la República de Laputa, el Dominio de Asphinxia, o el poderoso doble reino de Elgalandia y Vargalandia.

Este tipo de ‘locuras’ ha dado lugar a movimientos artísticos, como el que creó Ladonia, un país cuyo himno se ejecuta tirando piedras al agua. El lenguaje oficial es bastante básico (tiene una sola palabra), pero agrupa a cuatro mil ciberciudadanos.

Si estás interesado, NationStates es un website gratuito donde puedes instaurar tu propio reino o república.

Y si quieres comprar Sealand, parece que está en venta por alrededor de 750 millones de euros. La condición además del pago es que no se deben perjudicar los intereses del Reino Unido.



2 comentarios
  1. ••••• says: 18 mayo 200711:03

    Esto de los miniestados también salpica e inspira al mundo del cine y la literatura. Laputa salía en los viajes de Gulliver. no? También hay una peli de Hayao Miyazaki que se llama Laputa: The Castle in the Sky y donde aparece un reino flotante llamado Laputa.

    Sealand inspira la película ganadora de un Premi Ciutat de Barcelona La Vida Secreta de las Palabras, de Isabel Coixet

    laputa
    Laputa, el castillo flotante

  2. ll. says: 21 mayo 200718:48

    Incluso ha llegado al mundo de la publicidad. Esta campaña de ikea, incitaba a la autoproclamación de estados independientes, en cada hogar.

    ikea

Enviar comentario